¡Qué gran noticia! :) Ha sido liberada la nueva versión de Zend Framework. Como principales novedades nos ofrece la posibilidad de utilizar Zend Tool, la herramienta de consola para hacer el trabajo sucio por nosotros, y además una nueva capa para servicios de computación nube (ugh!) en Amazon.

Desde la famosa aparición de Ruby on Rails en el año 2004, no han parado de aparecer nuevos frameworks de desarrollo implementando las fantásticas ideas alrededor de RoR. En PHP, por nombrar algunos, pronto se hicieron muy populares CakePHP o Symphony. Pero por otra parte tenemos a Zend, la empresa detrás del motor intérprete de PHP (En consecuencia, gozan de un principio de autoridad más que merecido en dicho lenguaje). Corría el año 2005 cuando lanzaron la primera versión de su framework.

Pese a que aun hoy se podría decir que carece de muchas funcionalidades que hace años son comunes hasta en los frameworks más espartanos, a título personal Zend Framework fue el que me cautivó desde el primer momento: Su funcionamiento es totalmente modular. A diferencia de sus competidores, no obliga a dar el salto de la noche a la mañana, sino que permite ir adoptando poco a poco sus utilidades, instalándolas bajo demanda. Lenta pero implacablemente vas cayendo presa de sus encantos, hasta que ya un día te das cuenta de que has dejado de programar en PHP; Ahora programas en ZF :)

Una de las ventajas de que sea tan increíblemente modular es que puedes dar el salto a su sistema MVC poco a poco. Primero empiezas con un bootstrap y controladres básicos, luego vas dominando las vistas y los layouts, hasta que finalmente un día añades modelos de datos, y modificas el enrutador a tu antojo. Todo ello controlando desde el primer momento qué estructura de directorios emplear, o de qué manera funcionará la maquinaria.

No sé a vosotros, pero yo una de las cosas que mas detesto de todas las novedosas herramientas de programación que surgen últimamente es la magia. Sigues los tutoriales y piensas “¡Dios mio! ¡He creado un blog en 10 minutos! Pero no tengo ni idea de cómo“. Y eso no deja buen sabor de boca. ¿Que ocurre si necesitas alterar levemente el funcionamiento de la aplicación que se crea en el tutorial? Pues que sudas tinta y en el peor de los casos vuelves acobardado a tu metodología de siempre. Esto no pasa zon ZF :)

Pero al lío, que mi disertación sobre frameworks se ha alargado. ¿Por qué me emociona tanto la nueva release? Porque, tras varios meses programando con él, acaba de salir el script de consola que permite crear los andamios de tu aplicación (Scaffolding). Pero, como todo en Zend, es totalmente personalizable. Puedes configurar el funcionamiento por defecto del script mediante el Provider y el Manifest.

Además, y cosa que me encanta, esta herramienta ha sido lanzada junto con una nueva arquitectura de aplicaciones: Zend_Application. Básicamente encapsula las funcionalidades del fichero bootstraping en un recurso reutilizable dentro de un objeto. O visto desde otra perspectiva, es el objeto principal con su método main(). Orientación a objetos al poder!

Respecto al apartado de la computación nube… No tengo mucho que comentar. Me gustan las infraestructuras estándar (Como LAMP), y eso de volcar mis recursos en plataformas propietarias, heterogéneas, y sólo en manos de un proveedor, no me gusta nada. Así que por el momento dejo el cloud computing a los gurús de las blackberries.