Desde hace año y medio vengo trabajando como profesional autónomo en el desarrollo de aplicaciones web. Al estar por cuenta propia, uno debe cuidar y encargarse de bastantes más asuntos que un asalariado, como por ejemplo la facturación, declaración del IVA, tareas de comercial, subvenciones y ayudas, protección de datos, o imagen corporativa. Muchos de esos asuntos se los encargué a mi gestoría, que por cierto, son geniales (Aseconta, en Torrijos, Toledo).

En muchos asuntos, soy yo quien tiene que buscarse la vida, como con la imagen corporativa. Lo primero fue decidir si quería venderme con mi nombre, o con un nombre comercial. Opté por la segunda opción, entre otras razones, porque espero crear una empresa, y ser más que un autónomo. Además, no quiero cerrarme puertas de cara a formar una sociedad en un futuro con posible accionistas. De modo que necesitaba elegir un nombre con el que vender mis servicios. Costó bastante dar con ello, pero finalmente elegí Gnoma. Los motivos:

  1. El principal, porque me gusta mucho :) Es corto, fácilmente indentificable, sonoro, elegante.
  2. Por una parte es como “genoma“, es decir, el código que define un organismo. Es por tanto, ciencia, ingeniería que define un ente.
  3. Por otra parte es como “gnomo“, una criatura mitológica que custodia tesoros. Es por tanto, imaginación, creatividad y seguridad.

Sólo le vi una pega: Es sospechosamente similar al escritorio libre Gnome para sistemas UNIX. Pero al fin y al cabo, mi target objetivo no conoce Gnome, por lo que no parece ser una amenaza.

El siguiente paso fue conseguir un logo. En esta tarea, el culpable fue Senén, un amigo diseñador que verdaderamente es un crack. Tan sólo necesitó unas horas para pasarme una lista de logotipos a cada cual mejor. Tras una vuelta de tuerca sobre uno de ellos, finalmente elegí éste:

Logo de Gnoma

Logo de Genoma

Ya tenía el logo, el nombre, por lo que sólo quedaba registrarlo en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Para hacer esto existen dos opciones:

  1. Pagar a una empresa especializada para que te gestionen el registro, las posibles reclamaciones, y la vigilancia de tu marca.
  2. Realizarlo tú mismo todo eso.

Tras consultar los precios de estas empresas, decidí encargarme yo mismo. Hasta el propio personal de la OEPM me recomendó esta vía por la sencillez del proceso. De modo que me puse manos a la obra, y en una tarde, completé la solicitud de Nombre Comercial Mixto (Con texto y logo). Lo hice con mi firma electrónica, y abonando la cantidad necesaria (131,22€ si se hace por Internet, 154,38€ si no).

Se da un plazo para que los titulares de otros nombres comerciales puedan reclamar si, por ejemplo, mi nombre fuera prácticamente igual que el suyo, y vendiéramos los mismos productos y servicios. Transcurrido dicho plazo, nadie reclamó, por lo que el proceso continuó hasta aprobarme el nombre comercial.

Ayer recibí un correo certificado de la OEPM informándome de que se ha concedido el registro a fecha de 6 de julio de 2010 ¡¡!! Ha sido todo bastante más rápido de lo que hubiera pensado (Poco más de 3 meses).

Estoy preparando ya la web, correos, firmas, facturas, presupuestos, y demás. Ahora, a seguir trabajando con mi nombre comercial :)